¿Cómo funciona el vudú Candomblé?

No es necesario buscar mucho para encontrar referencias al vudú Candomblé en la cultura popular, especialmente en el mundo occidental. Las películas de zombis, por supuesto, tienen raíces lejanas en el vudú haitiano. Las tiendas de novedades venden muñecos llenos de alfileres para atrapar a cualquier persona, desde parejas románticas malvadas hasta jefes irracionales. Representaciones como estas son una gran parte de lo que muchas personas mencionarían si se les pidiera que describieran el vudú. Algunas personas también hablarían sobre posesión espiritual y sacrificio de animales. Muchos pueden hacer referencia a un lugar específico, generalmente las islas del Caribe, como Haití y Jamaica, o el sureste de los Estados Unidos, especialmente Nueva Orleans y el delta del Mississippi.

A pesar de su prevalencia en la mente de la mayoría de las personas, muchos de estos estereotipos no tienen nada que ver con el vudú. Las características más conocidas y sensacionales del vudú, incluyendo los muñecos vudú y los zombis, tienen poco que ver con sus creencias y prácticas reales. Otras están relacionadas apenas tangencialmente. Sin embargo, algunos de los estereotipos tienen una pizca de verdad, y un solo espíritu y la posesión, es fundamental para la religión vudú.

Según la tradición vudú, hay un dios supremo, que es conocido por diferentes nombres en diferentes partes del mundo. En Haití, por ejemplo, se le llama Bondye, que proviene del francés bon dieu, que significa «buen dios». Independientemente del nombre que use la gente, el dios principal es inmensamente poderoso y está fuera del alcance de los seguidores comunes. Por esta razón, los practicantes de vudú deben confiar en cientos o miles de otros espíritus para comunicarse con Dios.

Estos espíritus se conocen como loa o lwa en Haití; los antropólogos que escriben sobre el vudú africano a menudo se refieren a ellos como espíritus o dioses. Entre los espíritus existe una jerarquía. Hay loa importantes y poderosos, muchos de los cuales tienen sus propias fiestas, celebraciones y rituales. También hay espíritus menores, que juegan varios roles en diferentes regiones. Las comunidades e incluso las familias tienen sus propios loa, como los espíritus de familiares o miembros de la comunidad amados o influyentes. Los loa reciben su poder de dios y se comunican con él en nombre de sus seguidores.

Durante las ceremonias y celebraciones, los seguidores del vudú piden consejo, protección o asistencia a los espíritus. El proceso es recíproco; los seguidores deben cuidar de los loa mediante la realización de rituales, que a veces vienen en forma de sacrificio de animales. Otros rituales permiten a los seguidores agradecer a los espíritus por protección, bendiciones o buena fortuna. Para mantener una buena relación con los loa, los seguidores también deben comportarse correctamente de acuerdo con las costumbres tanto de la comunidad como de la religión. De esta forma, la práctica del vudú puede influir en las decisiones y actividades del día a día de una persona.

Parte de la creencia vudú es que los loa se comunican con sus seguidores a través de la posesión. El loa desplaza temporalmente el alma de su anfitrión, o médium, y toma el control de su cuerpo. Según esta creencia, el médium no puede sentir dolor ni lesionarse mientras está poseído. El loa habla a través del médium, a menudo dando instrucciones, consejos o profecías de eventos futuros. A veces, un loa reprende a sus seguidores por no cumplir con sus deberes para con el loa, su familia o su comunidad. En algunas tradiciones vudú, algunas personas selectas tienen el privilegio de ser poseídas. En otros, los loa pueden optar por poseer a cualquiera en cualquier momento.

Esta idea, que los espíritus poderosos o influyentes pueden poseer a las personas, une dos formas distintas de vudú. Uno existe principalmente en las partes norte y central de la costa occidental de África. El otro se practica principalmente en Haití, así como en partes de América del Norte y del Sur. Los libros que exploran cualquiera de las formas a menudo explican la religión a través de una serie de historias o anécdotas en lugar de un análisis sencillo. Hay varias razones para esto:

El vudú es una tradición oral sin un texto sagrado primario, un libro de oraciones o un conjunto de rituales y creencias. En diferentes regiones, las prácticas del vudú, los nombres de los dioses y otros rasgos pueden variar considerablemente.

La religión hace uso de una gran cantidad de rituales y observaciones que afectan la vida cotidiana de los seguidores, lo que hace que una lista sencilla de observancias no sea práctica.

En muchos sentidos, el vudú es una religión personal. Los seguidores tienen experiencias directas con espíritus y loa, y estas experiencias pueden ser dramáticamente diferentes de un lugar a otro y de una persona a otra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *